En pleno siglo XXI, escribir correctamente un curriculum vitae sigue siendo una asignatura pendiente en los colegios y las universidades. En tiempos como los de ahora, donde conseguir trabajo cuesta el doble, es importante tomar en cuenta los consejos de profesionales que se dedican a hacer selección de personal.

“Abrí con un pequeño perfil tuyo”

El consultor de comunicación y medios, Guille Ramírez (@guilleramirez), escribió en su blog personal el artículo Consejos para un CV, donde menciona en primer lugar cuán útil es elaborar un pequeño párrafo de presentación, un breve perfil personal que pueda leerse al inicio del curriculum. “Un pequeño pantallazo general sobre quién sos y qué hacés”, comenta y cita un ejemplo:
“Profesional del área de la comunicación con más de 14 años de experiencia trabajando en medios de comunicación y publicidad. Especializado en comunicación digital para marcas y organizaciones. Actualmente buscando generar impacto, innovación y valor en medios de comunicación”.
Además, aconseja que el párrafo del perfil esté acompañado de otro donde se describa brevemente los objetivos laborales que tiene la persona en general. “Una descripción corta de qué queremos ser y cuál es el camino que queremos seguir; esto independientemente a que estemos o no transitando ese camino. Es muy bueno ver cuáles son las ambiciones de los candidatos a puestos laborales”, indica.

“Me encanta ver que una persona haya hecho voluntariados o tareas similares”

La psicóloga educacional y laboral, Dora Fernández (@dora.fernandez), quien se desempeña como analista de selección de personal en una empresa del rubro automotriz, señala que ya no es llamativo un CV con miles y miles de páginas, sino uno que demuestre la capacidad de adaptación de la persona; de trabajo en equipo, resolución de conflictos y gestión de tiempo. “Algo crucial es el espíritu de servicio; ser sensibles ante las necesidades de nuestros clientes externos e internos, porque al final todo se enfoca en las personas”, dice la especialista.
“Está claro que es importante seguir formándose porque todo evoluciona y siempre surgen nuevas formas de hacer cosas, pero la pregunta que siempre hago es: ¿Qué valor podés agregar a nuestra empresa además de tu formación académica?”, agrega Fernández.

“No hace falta que pongas en qué colegio hiciste el preescolar ni en qué año terminaste el 6to Grado”

La experta en gestión de capital humano, asesora y MBA en dirección de Recursos Humanos, Lic. Antonela Baibé Jara (Linkedin) comparte lo expuesto en este hilo de Twitter, señalando que si la persona es poseedora de un título universitario o de posgrado, no debe colocar sus estudios primarios o secundarios, ya que se supone que si logró esta instancia académica es porque terminó el colegio.
“En cuanto a los demás estudios, como especializaciones o cursos, y a la experiencia laboral: hay que poner en primer lugar lo más reciente y, luego, ir hacia atrás hasta colocar tu primer empleo del área en el que estás haciendo carrera. Es decir, si sos administrador no hace falta que pongas que fuiste vendedor de electrodomésticos en 1991”, explica Baibé.
“No trates de inflar tu CV”, recomienda, y continúa: “Poné sólo los estudios que competen al área en el que estás haciendo carrera. Si estás postulando para un cargo de jefe de facturación, no escribas que estudiaste dactilografía en 1983 o hiciste un curso de repostería fina”.