Cuatro claves para entender el primer tratado sobre asuntos ambientales de América Latina y el Caribe.
1. El Acuerdo de Escazú es un tratado regional que tiene, principalmente, tres objetivos: garantizar a la sociedad el acceso a la información ambiental; promover la participación de todas las personas en las decisiones que afectan su vida y su entorno, y asegurar el acceso a la justicia en asuntos ambientales, es decir cuando no se cumplan estos derechos.
2. El tratado es el primero en el mundo que incluye disposiciones para proteger a los defensores ambientales; para que puedan actuar sin amenazas, restricciones e inseguridades. Durante los últimos años, ha aumentado el número de agresiones y muertes a hombres y mujeres que defienden sus territorios.
3. El Acuerdo de Escazú fue firmado en Escazú, Costa Rica, el 4 de marzo de 2018 por 21 países de la región, entre los cuales se encuentra Paraguay. Sin embargo, para que el tratado entre en vigencia necesita que 11 de los 21 países ratifiquen el tratado. Hasta ahora, nueve lo han hecho, por lo que está pronto a hacerse realidad. El gobierno de nuestro país aún estudia el documento.
4. La ratificación del tratado es clave, ya que fortalecerá la democracia ambiental y consolidará el desarrollo sostenible para todos. El Acuerdo de Escazú regula los derechos mencionados en el punto uno, sobre todo en ámbitos muy importantes como el uso sostenible de los recursos naturales, la conservación de la biodiversidad biológica, la lucha contra la degradación de las tierras y el cambio climático, y el aumento de la resiliencia ante los desastres.
Podés leer el tratado completo en este link.
Vista aérea del Cerro León, en el Chaco Boreal.