Después de más de seis meses de teletrabajo, nuestro cuerpo nos está pasando factura, sobre todo si el espacio y los muebles que elegimos para llevarlo adelante no fueron los más adecuados. Y es que cada uno hizo lo que pudo cuando todo esto empezó, acomodándose en la primera mesa y silla de la sala o el comedor que encontró vacía.
Si sos de los que aún tienen permitido el home office, estos consejos te van a ayudar a afrontarlo en lo que resta del año (o dure la pandemia). Y ¡ojo! Estos tips son de prevención, así que si sentís molestias o dolores frecuentes a causa del sedentarismo y la mala postura, es mejor que consultes con un especialista.

Hacé pausas y movete

Aunque este consejo se ha repetido incontables veces como disco rayado, son muy pocos los que lo llevan a la práctica. Los fisioterapeutas recomiendan hacer una pausa de entre cinco a diez minutos por cada 40 o 50 minutos de trabajo frente a la pantalla. Pero ¡atención! Ese tiempo de descanso no debe ser para ir a tirarse al sofá, sino para mover las articulaciones y activar la musculatura haciendo ejercicios de estiramiento para el cuello, la espalda, las piernas y los hombros.

Enderezá tu espalda

Este dicho fue tendencia hace un tiempo en las redes sociales y, aunque fue usado para crear memes, resume de gran manera lo que sugieren los especialistas: relajar los hombros, doblar los codos unos 90 grados, mantener la cima de la pantalla a la altura de los ojos y no cruzar las piernas o, en lo posible, apoyar los pies sobre el suelo o un reposapiés. Esto no impide que tengamos que movernos en cada una de las pausas. Moverse, siempre moverse; esa es la clave.

Elegí una silla con un buen respaldo

Por supuesto que una silla de oficina, esa que tiene rueditas, apoyabrazos y un respaldo cómodo, a la que llaman “silla ergonómica”, es la ideal. Pero, como nadie estaba preparado para hacer de su casa un espacio de trabajo, lo recomendable es colocar una almohada en la parte baja de la espalda para evitar malas posturas que deriven en molestias o dolores.