¿Cuántos minutos al día le dedicás al silencio? Pero un silencio de verdad, no aquel que está encubierto por alguna distracción u ocupación en la mente. Estamos tan acostumbrados al ruido, a hablarnos todo el tiempo por todos los canales posibles, que no nos ponemos a pensar en lo bien que puede hacernos parar un momento, decir absolutamente nada y apagar el cerebro.
Estos son los beneficios que te traerá hacer silencio durante el día:

Estimula la neurogénesis

Dedicar largos ratos al silencio, por lo menos dos horas al día, estimula la creación de nuevas neuronas en el hipocampo, la parte del cerebro relativa a la memoria, las emociones y el aprendizaje. Ya lo dijo en una entrevista el neurocientífico Michel Le Van Quyen: “El silencio es esencial para regenerar nuestro cerebro”.

Reduce el estrés

Un estudio de Centro Nacional de Biotecnología de los Estados Unidos demostró que las personas se relajan mucho más en silencio que escuchando música relajante. Los investigadores descubrieron que en las pausas de dos minutos entre pista y pista, se producían unos niveles de relajación superiores a los que se conseguían con la música sonando.

Potencia la memoria y la atención

Practicar el silencio permite que el funcionamiento cognitivo mejore, es decir hay un mayor espacio para la concentración, por ende esto lleva a que el cerebro se enfoque en lo importante.

Ayuda a tomar mejores decisiones

Guardar silencio permite reflexionar mejor, y este acto de pensar o analizar las cosas lleva a tomar mejores decisiones, ya que cuando no estamos hablando el cerebro se enfoca en hacer funcionar la parte relacionada al razonamiento.