La NASA informó que un asteroide de nombre 2009 JF1, considerado potencialmente peligroso, podría impactar la Tierra el próximo año. Se trata de una roca espacial de 130 metros de diámetro que se aproxima hacia nosotros 18 kilómetros cada segundo y que podría causar una explosión de 230 kilotones de dinamita, provocando terremotos masivos, tsunamis, erupciones volcánicas e incluso que países pequeños se destruyan por completo.
Según la agencia, la fecha de la posible colisión sería el 6 de mayo del 2022. Pero, no hay que adelantarnos a los hechos, ya que la misma ha asegurado que lo más probable es que el asteroide solo pase cerca de la Tierra. “Las posibilidades de que el 2009 JF1 impacte contra la Tierra es de una entre 3.800, lo que equivale a un 0,26% según la escala de Palermo”, aclaró la NASA.
De todas formas, ese porcentaje de probabilidad genera preocupación, ya que el golpe de un asteroide de este tipo liberaría una energía equivalente a más de 15 veces la fuerza de la bomba que se lanzó sobre Hiroshima en la Segunda Guerra Mundial. Recientemente, los científicos descubrieron que el asteroide podría ser más pequeño de lo que se cree, pero esto no significa que no tenga el impacto mortal suficiente para afectar la vida de muchas personas.
El asteroide está actualmente a 375.587.595 km de distancia, y vuela más allá de la Tierra a una velocidad increíble, a 65.293 kilómetros por hora. 2009 JF1 es solo una de las 1068 NAO que se encuentran actualmente en la lista de riesgos de colisión con la Tierra, pero la que sin dudas está llevando la delantera.
Fuente: Infobae.