Escuelas y tribunales cerrados, calles y aceras convertidas en pistas de patinaje: Madrid y el centro de España siguen paralizados este lunes, dos días después de una histórica tormenta de nieve. La nevada, con un espesor de 25 a 30 centímetros, ha sido la peor en 114 años.
Foto: Pierre-Philippe Marcou, AFP.
En medio de la nevada, una ola de frío azota a Madrid y el centro del país, con temperaturas mínimas de -11ºC este lunes y se espera -13ºC para este martes.
Foto: Benjamin Cremel, AFP.
La magnitud de esta nevada inédita dejó durante el fin de semana a una de las mayores ciudades europeas sepultada bajo un espeso manto blanco y con calles que parecen pistas de hielo. Pese al llamado de las autoridades a permanecer en casa, muchos madrileños salieron, con atuendos para la montaña o esquís, a jugar en la nieve o a hacer filas para entrar a los pocos supermercados abiertos.
Foto: Gabriel Bouys, AFP.
Foto: Gabriel Bouys, AFP.
En total, 138 carreteras del país permanecen aún cortadas y otras casi 700 se mantienen afectadas por el temporal, según un comunicado del Ministerio del Interior.
Foto: Óscar del Pozo, AFP.
Foto: Oscar del Pozo, AFP.
Las autoridades no habían podido todavía retirar la nieve de vecindarios enteros de la capital española. Con menos sal y quitanieves de los necesarios, se concentraron en despejar primero las principales arterias viales. Para despejar las vías, las autoridades regionales distribuyeron 277 toneladas de sal a los diferentes municipios de la zona, y esperan recibir otras 3.500 toneladas.
Foto: Gabriel Bouys, AFP.
Esta histórica nevada, la mayor desde 1971, ya dejó al menos tres fallecidos en Madrid.
Fuente: AFP.