En el episodio del jueves del podcastWTF conMarc Maron, Kate Winslet, de 45 años, recordó haber entrado en modo ‘autoprotección’ de inmediato después de su coprotagónico en la exitosa Titanic, debido a que se sintió intimidada por los medios de comunicación de Reino Unido.
“Fue de un día para otro”, dijo sobre su repentina fama. “Además, estuve sujeta a un gran escrutinio físico, y me criticaron mucho. La prensa británica fue bastante cruel conmigo”, expresó en la entrevista.
“Si soy honesta, me sentí bastante intimidada. Recuerdo que pensé: ‘Está bien, bueno, esto es horrible y espero que pase’. Y definitivamente pasó, pero también hizo que me diera cuenta de que si eso es lo que significaba ser famosa, no estaba lista para ello. Gracias. No, definitivamente no”, confesó.
Tenía solo 22 años durante el boom de la película y todavía estaba aprendiendo a actuar. “Aún sentía que no estaba realmente preparada para hacer muchos trabajos importantes en Hollywood. Fue una gran responsabilidad. No quería cometer errores, no quería estropearlo, quería estar en ello durante el partido”.
“Así que traté estratégicamente de encontrar cosas más pequeñas, solo para poder entender más el oficio y entenderme a mí misma un poco mejor, y mantener cierto grado de privacidad y dignidad”, reflexionó. Sin embargo, cuando nació su primera hija, Mia, en el 2000, todo eso de ser observada se evaporó un poco. “Mi enfoque era mi hija, y eso era todo lo que me importaba”, concluyó.
Fuente: People.