Starlink es el servicio de banda ancha de SpaceX, empresa de fabricación aeroespacial fundada por el millonario Elon Musk, que permite transmitir internet desde satélites distribuidos en órbita. El servicio fue lanzado en octubre, y desde entonces cuenta con más de 10 mil usuarios.
El empresario y físico sudafricano, nacionalizado canadiense y estadounidense, quiere ofrecer un servicio superrápido en todo el mundo; de hecho, se sabe que este entrega velocidades de conexión a Internet de hasta 150 Mbps. Aunque algunos usuarios en Estados Unidos han compartido en sus redes sociales registros que han superado los 200 Mbps.
El internet de Starlink está disponible actualmente en Estados Unidos y Canadá, sin embargo, está expandiéndose de a poco a más países del mundo, ya que próximamente estaría llegando a España, México, Chile y Argentina. En 2022 se proyecta que llegará a algunos países de Europa del este y Asia.
El costo del servicio es de 99 dólares. “Starlink está disponible para un número limitado de usuarios por área de cobertura en este momento. Los pedidos se procesarán por orden de llegada”, se escribe en la web starlink.com.
Durante la primera semana de febrero, la compañía de Elon Musk lanzó el cohete número 17 de la serie de Starlink, con 60 satélites a bordo. Hasta entonces, la serie estaba compuesta por más de 1.000 satélites, pero esta se completará cuando llegue a los 1.440. “A medida que lancemos más satélites, instalemos más estaciones terrestres y mejoremos nuestro software de red, la velocidad de datos, la latencia y el tiempo de actividad mejorarán drásticamente”, anuncian en su página.
La intención de Starlink y Elon Musk es que a largo plazo puedan llevar internet a cada rincón del planeta, principalmente en áreas rurales y remotas, en las cuales no hay acceso a conectividad de fibra óptica o cable.
El fundador de SpaceX, Elon Musk. Photo: Marla Aufmuth / TED.