Si bien el proceso de envejecimiento ocurre de manera diferente para todos, aparecen cambios más grandes y más notables cuando la mayoría de nosotros cumple 35 años.
Por esta razón deberíamos estar preparados para establecer una rutina de cuidado de la piel que apoye el tipo de cutis que tengamos y su estructura en constante cambio. Al respecto, aquí te contamos de dos ingredientes “mágicos” que te ayudarán a afrontar ese momento.
“Pierdes colágeno, lo cual le da a la piel su estructura. También la elastina hace que la piel ‘viva’ comience a suavizarse y no se arrugue, y la piel no se exfolia tan rápido como antes porque la renovación celular se ralentizó”, explica Sheila Farhang, dermatóloga en un reporte a Well and Good.
Y añade, con respecto a los cambios que ocurren al llegar a los 35: “Debido a esta pérdida de tejido, la piel comienza a verse más opaca y gastada y esto, no te gustará”.
¿Qué uso?
Los Dermatólogos alaban constantemente al retinol como un elemento imprescindible en la rutina de cuidado personal diario de las personas porque estimula la renovación celular, pero hay dos ingredientes alternativos que la Dra. Farhang sugiere agregar a tu arsenal: los antioxidantes para protección y los péptidos para estimular el colágeno.
Sin embargo, para encontrar el producto ideal para tu piel, que contenga los mismos ingredientes u otros que desees probar, siempre es preferible que visites a un dermatólogo que podrá examinar tu piel y ayudarte a escoger lo que mejor le ayude a tu piel.