Una pregunta bastante realizada en las últimas semanas tiene que ver con nuestras mascotas: ¿Pueden infectarse con el Covid-19? La buena noticia es que la Organización Mundial de la Salud (OMS) descartó ese peligro pero brinda algunos consejos para cuidarnos y cuidarlas.

Por: Jazmín Gómez Fleitas (@jazgomezf)

Las sospechas respecto a un perro de la raza pomerania desató el miedo en China. ¿Acaso las mascotas también podían contagiarse? Y es que, en primeras instancias, el animal había dado positivo “débilmente” al coronavirus. Pero luego de volver a realizársele el estudio quedó comprobado que no sufría del Covid-19. Además, se trataba de un perro de 17 años, un año mayor que lo que dicta la expectativa para su raza, que es de 16 años como máximo.
A raíz del caso, la OMS recalcó que el Covid-19 se propaga principalmente a través de las gotas producidas por una persona infectada al toser, estornudar o hablar y que no hay evidencia de que las mascotas como perros o gatos puedan desarrollar la enfermedad.
No obstante, en algunos países han sido vistas personas paseando perros con mascarillas puestas, algo completamente desaconsejado ya que solo ocasiona estrés en los animales. Si bien no hay riesgo para nuestras mascotas, la Organización Mundial de Sanidad Animal sí recomienda a los dueños no tener contacto con ellos en caso de estar contagiados.

El cuidado en tiempos de crisis

Además de atención y amor, las mascotas demandan cierta inversión económica, la cual puede ser mayor o menor según las posibilidades de los dueños. Ante el miedo a no poder correr con todos los gastos durante la pandemia, se recomienda tomar ciertas medidas como comprar algún alimento para perros o gatos más económico, no sin antes consultar al veterinario alguna alternativa.
Una opción en caso de no poder no poder cuidar a la mascota, es dejarla temporalmente con un amigo o familiar e incluso plantearse la idea de darla en adopción, pero jamás abandonarla a su suerte.
En caso de padecer coronavirus, lo ideal sería dejar al perro o al gato bajo la responsabilidad de una persona de confianza para que lo cuide durante la cuarentana. ¿Por qué? Los expertos de salud de la OMS explican que si las gotas de saliva de un enfermo caen sobre el pelaje del animal y luego otro humano lo acaricia, puede contagiarse de la enfermedad. Esta recomendación se da en el marco de las normas de desinfección que realizamos al entrar y salir de la casa, realizando el constante lavado de manos con jabón, limpiando los picaportes, usando alcohol en gel, etc.
Si la mascota de un paciente infectado es trasladada a otro lugar, no debe llevarse nada que haya podido entrar en contacto con el dueño enfermo: correa, plato de agua, comida, etc. Este distanciamiento también debe efectivizarse en caso de que la mascota necesite ser llevada al veterinario, que no lo haga el dueño en cuarentena, sino otra persona, claro está.
En el caso de los gatos, mascotas que generalmente andan con mayores libertades, muchos de ellos paseando por el barrio, es aconsejable lavarles las patitas con agua y jabón, una vez en casa. O bien, pasarles un trapito húmedo con agua y poco de lavandina, ya que podría desconocerse la superficie con la cual tuvo contacto.
Y así mismo como uno desinfecta las suelas de sus zapatos al ingresar a la casa, se recomienda hacer lo mismo con nuestros perros si los llevamos a dar una vuelta a la cuadra o al parque.