El típico plato de gastronomía italiana se reinventa para quienes no pueden consumirlos en su versión más popular, con harina de trigo, o para quienes simplemente deseen probar algo fuera de lo común.
Recetas: Juan Ángel Monzón
La pasta incluye una gran variedad de opciones, entre ellas el famoso spaghetti, el fusilli o el penne, además de los célebres ravioli y los capelletti, por citas algunas de las más populares. Sobre gustos no hay nada escrito, pero si hay un tipo de pasta que sin duda ocupa el primer puesto en el podio de los amantes de los sabores tradicionales, es el gnocchi o simplemente, ñoqui, como lo llamamos en estas latitudes.
Uno de los ingredientes fundamentales de esta masa elaborada generalmente con papas, manteca, leche y huevo, es la harina. O al menos así lo era hasta hace no mucho tiempo. La intolerancia a las proteínas del trigo obligó a muchas personas a dejar de lado las pastas y todas aquellas recetas que incluyan harina. Por fortuna, la creatividad y las ganas de seguir probando nuevos sabores y satisfaciendo antojos fue más allá de este impedimento.
Con un poco de ingenio es posible disfrutar de una gran variedad de pastas sin harina de trigo y por supuesto de unos deliciosos ñoquis. En esta ocasión queremos compartir tres recetas sencillas y deliciosas: Ñoquis de ricota y espinaca, ñoquis de papa y ñoquis de batata. Todos ellas libres de gluten. ¡A saborear sin culpas!

Ñoquis de ricota y espinaca

Ingredientes
2 claras de huevo
250 g de ricota
1 taza de espinaca cocida y escurrida
2 cucharadas colmadas de harina de arroz
4 cucharadas de leche en polvo
Sal, pimienta y nuez moscada a gusto
Preparación
En un recipiente, mezclar la ricota con los huevos, la espinaca y la leche en polvo.
Procesar la preparación. Debe quedar una mezcla homogénea. Agregar la harina de arroz y condimentar a gusto con sal, pimienta y/o nuez moscada.
Formar una masa, cortarla en tiras con la ayuda de un cuchillo y luego en cuadrados más pequeños. Dar forma a los ñoquis con la ayuda de un tenedor.
Colocar los ñoquis en una placa y llevarlos a la heladera por unas cuantas horas hasta que se endurezcan un poco.
Una vez que la consistencia esté lista, cocinarlos en una olla con agua hirviendo durante un minuto cuidando que no se desarmen.
Para acompañarlos, servirlos con salsa de tomate o con algunas hojas de rúcula, espolvoreando queso en hebras por encima.

Ñoquis de papa

Ingredientes
1 k de papas cocidas
500 g de fécula de maíz
200 g de avena extrafina
Sal a gusto
Opcional: reemplazar una parte de la papa por puré de zapallo, calabaza, acelga o zanahoria.
Preparación
Una vez hervidas las papas, pisarlas hasta convertirlas en puré. Luego, distribuir el puré en la mesa en forma de corona, salar y amasar hasta que quede suave y sin grumos. Dividir en porciones y hacer tiras largas, no tan gruesas. Cortarlas con un cuchillo en pequeñas porciones de dos centímetros de largo. Darles forma con un tenedor o ñoquera.
Poner a hervir una olla con sal y echarlos al agua cuando hierva. Cocinar hasta que floten en el agua. Servir con salsa y queso rallado.

Ñoquis de batata

Ingredientes
500 g de batata dulce (naranjada)
250 g de batata de pulpa blanca
1 taza de almidón o harina de maíz (maicena)
1 yema de huevo
1 cucharada de sal
1 pizca de pimienta negra
Preparación
Pelar ambas batatas y cortarlas en trozos grandes. Ponerlas en una olla y cubrir con agua. Añadir una cucharadita de sal. Tapar la olla y cocerlas durante unos 20 minutos hasta que estén blandas.
Escurrir muy bien las batatas y secarlas con papel absorbente. Hacer puré con un pisador o batidor manual y esperar a que estén frías para agregar los otros ingredientes.
Después de que el puré esté frío, añadir la yema de huevo, sal y pimienta negra al gusto. Mezclar muy bien. Añadir media taza de maicena o almidón de maíz y mezclar con una cuchara.
Probar la consistencia de la masa tomando una porción con los dedos y formando una bola. Si la masa se pega mucho a los dedos, añadir un poco más de maicena, y si no pega, ya está en su punto.
Formar bolas pequeñas de masa con las manos, o si se prefiere, utilizar un molde para hacer ñoquis caseros. Reservar en un recipiente o plato espolvoreando con un poco de maicena para que no se peguen entre sí.
Colocar en una gran olla dos litros de agua y sal gusto, e introducir las bolas de los ñoquis. Cuando las bolas vayan subiendo a la superficie del agua, retirarlas con una espumadera y reservar en un plato o bandeja.