Todo cambio es bueno ya que consigo trae nuevos aires y, aunque una mudanza puede llevar mucho trabajo, con estos consejos que te dejamos a continuación tu experiencia puede convertirse en un momento placentero en vez de ser un completo caos.
Por: Nora Vega

ANTES DE LA MUDANZA

Clasificación y limpieza

Esta es una tarea fundamental y debe planificarse unas semanas antes de la mudanza. Si querés evitar trabajar el doble, no dejes este punto para después. Realizando una clasificación de tus cosas, además de deshacerte de lo innecesario, vas a transportar solo lo justo y de una manera más ordenada. Acordate de que todo lo que llega al nuevo hogar ya tiene que estar listo para ser ubicado en el espacio designado previamente. ¡A donar, regalar, reciclar o vender! Lo importante es encontrar las fuerzas necesarias para soltar y dejar ir. Este es un nuevo comienzo.

De compras

Es necesario que cuentes con cajas (grandes y pequeñas) para transportar tus cosas, a no ser que decidas contratar alguna empresa especializada para que haga este trabajo por vos. También comprá marcadores gruesos (para ir marcando y enumerando las cajas), cintas de embalaje (las gruesas) y muchas bolsas de basura. Unas tijeras que corten bien y también un cutter son otros elementos indispensables. Los vasos y las vajillas se tienen que envolver por separado antes de ser guardados, vas a necesitar papel para esto.

Espacios disponibles

Antes de la mudanza hay que medir y prever los diferentes ambientes de la casa. Fijar los lugares es fundamental para que a la hora de bajar las cajas del camión de mudanza las personas que te ayuden puedan llevarlas hasta los lugares correspondientes. La practicidad es primordial para terminar el proceso rápidamente y sin estrés. También hay que tener en cuenta si se van a necesitar nuevos muebles para buscarlos con anticipación y reservar un poco de dinero para esta nueva adquisición.

Hacer un mantenimiento general

No hay nada peor que mudarse y empezar a pintar las paredes o descubrir que alguna parte eléctrica no funciona. Un nuevo look es básico para la casa nueva y esto solo vas a lograr pintando, verificando los tomacorrientes (si son las que se necesita), haciendo el mantenimiento de los aires acondicionados, quitando las manchas de los pisos e inclusive colocando nuevas plantas o pasto. Todo lo que puedas hacer antes, mejor. No te olvides de cambiar las cerraduras.

DURANTE LA MUDANZA

Cada cosa en su lugar

Cada caja tiene que tener el nombre del lugar en donde va a ir y de ser posible estar enumerada para organizar todo rápidamente. Identificar cada una de ellas es sumamente útil. Ejemplo: cocina 1 (ollas), cocina 2 (cubiertos), cocina 3 (copas), etc., entonces, al ubicar todo será más fácil. Los artículos blandos como edredones, almohadas y toallas pueden ir en bolsas así se ahorra espacio al momento de transportarlos. Hay que empaquetar la mayor cantidad de objetos posibles dejando solo lo mínimo e indispensable para el último día.

Unificar la llegada

Es preferible que las cajas se bajen en un solo lugar, la calle o el jardín pueden ser estratégicos para ver todo lo que se tiene, y de ahí —verificando previamente los nombres en las cajas— se deberían ir metiendo las mismas en cada habitación. Esto es para evitar que, por ejemplo, las cajas de la cocina estén en el dormitorio y todo parezca un caos. La mudanza no tiene que ser desordenada porque es ahí donde el trabajo se convierte en interminable y agotador. En cuanto a los muebles, estos sí ya deben ir donde corresponden.

Ropas

Es posible que no termines de desempacar el día de la mudanza, por lo tanto separar la ropa que vayas a necesitar de inmediato es una buena idea. Podés hacer una maleta chica y poner lo esencial (toallas, pijamas, algunas mudas y artículos del baño) para tener a mano. Las maletas más grandes, bolsas y cajas pequeñas (mejor que sean chicas ya que el peso puede engañarte y a la hora de transportarlas puede costarte más si son grandes), son perfectas para trasladar el resto de las ropas.

Perchas y zapatos

Las prendas que estén en perchas pueden ir sobre el asiento trasero del auto o en la valijera, así se evita que se arruguen y se minimiza el trabajo ya que al llegar se deben colgar directamente. Siempre es bueno colocar debajo y encima de las ropas una sábana para que al transportarlas no se ensucien. Los zapatos van separados de las ropas siempre. Una opción para asegurarte que mantengan su forma y no se aplasten es rellenándolos con medias o papel.

Los objetos de valor

Llevar documentos, joyas y todo lo que sea de valor personalmente. Lo mismo aplica al dinero, caja fuerte y dispositivos electrónicos. No te olvides de revisar detenidamente todos los rincones de las habitaciones de la casa que estás dejando antes de salir definitivamente para evitar dejar olvidado algo.

A TENER EN CUENTA

• La lista de las cosas que se necesitan comprar y hacer será un gran aliado.
• Ocuparse de ciertos detalles y empacar muchas cosas puede ser divertido, depende de vos. A poner música y toda la buena onda para tener como resultado vibras positivas.
• La mudanza te da la oportunidad de reinventarte. Aprovechá este momento para cambiar algunos muebles, tapizados y apostar a ese color o textura al que ya fichaste en Pinterest.
• Que el día de la mudanza no falten bocaditos dulces y salados, frutas, además de agua y otras bebidas como gaseosas que ayuden a subir la energía de todas las personas que están trabajando.
• Identificación, clasificación, orden y planificación es la clave para una buena transición. ¡Buena suerte!