Netflix está celebrando el estreno de Enola Holmes erigiendo estatuas de las hermanas consumadas de algunos de los íconos culturales masculinos más reconocidos de Inglaterra.
Las estatuas se pueden ver por un tiempo limitado en Baker Street de Londres, en Portsmouth, Dorchester, Birmingham y Bath. La estatua del personaje ficticio de Enola Holmes se colocó junto a la estatua preexistente de Sherlock Holmes en Baker Street y ha inspirado a Netflix a instalar estatuas a lo largo de todo el Reino Unido para honrar a las hermanas reales que fueron pasadas por alto y cuyos logros se vieron ensombrecidos a lo largo de la historia.
Enola Holmes, hermana ficticia del personaje literaria Sherlock Holmes. Foto: Netflix.
Una estatua de Frances Dickens, hermana de Charles Dickens, se puede ver junto a su hermano en Portsmouth; una estatua de Mary Hardy, hermana de Thomas Hardy, se instala en Dorchester. Así mismo se erigirá en Birmingham una estatua de la princesa Helena Victoria, hermana del rey Eduardo VII; y una estatua de Maria Anna Mozart, hermana de Wolfgang Mozart, para que se pueda ver en Bath.
Frances Dickens. Foto: Netflix.
Frances Dickens fue pupila de Beethoven e incluso su familia priorizó su educación por encima de la Charles, al ver que era tan talentosa, ya que no podían costear la educación de sus dos hijos. Estudió en la Royal Academy of Music.
Mary Hardy. Foto: Netflix.
Mary Hardy, quien asistió a la educación superior y trabajó durante varios años como maestra antes de ser nombrada directora de la escuela Piddlehinton Village. Este fue un logro significativo para cualquier mujer en ese momento, ganándose mucho respeto.
Princesa Helena Victoria. Foto: Netflix.
Helena Victoria, fue miembro fundador de la Cruz Roja Británica y presidenta de la Royal British Nurses Association. Campeona de los trabajadores de la salud, luchó por mejores condiciones laborales, derechos y salarios, lo que llevó al registro de enfermeras.
Maria Anna Mozart. Foto: Netflix.
Maria Anna Mozart, una talentosa clavecista y pianista que recorrió tocando por Viena y París. “Cuando jugaba junto a Wolfgang como una niña prodigio, María a menudo recibía la mejor facturación, pero a medida que crecía, las presiones culturales le impedían continuar con su carrera”, describía Netflix en su comunicado oficial.