Betina Díaz Soto revela todo lo que implica ser una patinadora artística profesional en Paraguay. No solo se trata de ponerse unos patines, deslizarse sobre la pista y verse linda en una bonita malla con lentejuelas y mucho brillo.
Por: Maria Paz Vaesken R.D
“Ser patinadora artística en Paraguay es un gran compromiso y al mismo tiempo una pasión; primero, el compromiso con mi país cada vez que lo represento en eventos internacionales y conmigo misma de dar todo en cada entrenamiento y competencia, y luego, una pasión, porque cada vez que suena la música y entro a pista, siento que puedo ser yo misma disfrutando de cada movimiento que realizó”, empieza contando la profesional de las pistas.
Para empezar a entender de qué se trata esta disciplina, se debe saber que el patinaje artístico individual cuenta con tres modalidades. Todas requieren de ciertas destrezas e implican mucho entrenamiento y disciplina para llevarlas a cabo a un alto nivel.
Para realizar Patinaje Artístico a un alto nivel, se requiere de ciertas disciplinas complementarias como son el ballet, pilates, y una preparación física de resistencia.
¿Es necesario aprender ballet?
Díaz explica que, para realizar patinaje artístico a un alto nivel, se requiere de ciertas disciplinas complementarias como el ballet, Pilates y una preparación física de resistencia. En este punto, sostuvo que una adecuada planificación de entrenamiento que involucre las habilidades desarrolladas en cada una de las tres especialidades de la disciplina permiten al patinador llevar a cabo el deporte de manera óptima.
“El patinaje artístico es considerado un deporte-arte, por lo tanto es muy completo en cuanto a las habilidades que desarrolla en quien lo practica. Cuenta con múltiples beneficios, principalmente el desarrollo natural de los músculos de las extremidades inferiores, el equilibrio, la concentración, la coordinación y expresión artística al ritmo de la música, así como también la resistencia. Por estas cualidades, entre muchas otras, es un deporte altamente recomendado para que lo practiquen niños y niñas, para llevar una condición física e intelectual inmejorable”, asegura.
La rutina de entrenamiento
“Mi rutina de entrenamientos se vio alterada como consecuencia de la pandemia, pero en condiciones normales entrenaba de lunes a viernes, una hora y media en pista por día y una hora de entrenamiento físico fuera de pista”, describe.
Por otro lado, agrega que es recomendable empezar con el deporte a los cuatro años, cuando el niño o la niña ya puede controlar ciertos movimientos de los músculos largos como trotar, detenerse, girar, saltar, rodear obstáculos, etc.
El mundial que debía realizarse este mes de Septiembre por primera vez en nuestro país, fue postergado para el 2021
Pandemia y el primer Mundial en Paraguay
Quienes como ella integran la Selección Paraguaya de Patinaje generalmente participan de campeonatos nacionales e internacionales, torneos abiertos, sudamericanos, panamericanos y mundiales. “Sin embargo, todos esas competencias fueron suspendidas este año por la pandemia , inclusive el Mundial que —debía realizarse este mes de septiembre por primera vez en nuestro país— fue postergado para el 2021”, cuenta.
Pero las actividades no pararon del todo. Junto a sus hermanas Belén y Mayra, Betina está al frente de la Academia de Patinaje Roll Dance, desde donde actualmente brindan clases virtuales y presenciales para todas las edades y niveles, con protocolo aprobado por la Secretaría Nacional de Deportes y el Ministerio de Salud.
“Nuestro principal objetivo en este deporte es formar niñas y niños con excelentes condiciones físicas y por sobre todo, con valores de compañerismo, superación y optimismo”, señala Betina. Para ella, el patinaje artístico en Paraguay está en auge y ha logrado un gran crecimiento en los últimos años como consecuencia de los logros de los deportistas a nivel internacional, acompañado por el trabajo de los dirigentes: “Hoy en día Paraguay tiene su lugar en podios internacionales, ya sea sudamericanos y mundiales; principalmente en la modalidad Danza”.