¿Existe una sensación más grande que cruzar la puerta después de un día difícil y ser recibido con una sonrisa gigante y un millón de besos apasionados de tu cachorro, siempre feliz de verte y moviendo la cola? La vida con un compañero peludo es bastante buena (menos el período de entrenamiento para ir al baño), y ahora, una nueva investigación ofrece más evidencia de que compartir su espacio con un “buen chico” es realmente bueno para usted.
Disminuyen el estrés y la presión arterial
Se sabe desde hace mucho tiempo que tener una mascota puede conducir a niveles más bajos de estrés y presión arterial , y que los dueños de perros son más activos que sus contrapartes que no los aman. (Un estudio de 2017 mostró que los dueños de perros mayores dan casi 3.000 pasos más por día que los que no tienen perros, lo que representa 23 minutos adicionales de movimiento por día).
Y un nuevo estudio realizado por la Universidad de Liverpool encontró que se estimaba que los dueños de perros eran cuatro veces más saludables que los que no lo tenían. La razón es porque tener uno te obliga a salir de la casa y caminar. “Los dueños de perros caminan con más frecuencia y durante períodos más largos que los que no los tienen”, señala el estudio. Sin embargo, indica que pasear perros es mejor como complemento del ejercicio regular.
No es el único estudio que apunta a que los perros son buenos para la salud. Un estudio en el Journal of Epidemiology and Community Health dice que los dueños de perros son significativamente más activos, particularmente en el invierno .
El estudio examinó a 3.123 participantes de entre 49 y 91 años y siguió sus movimientos a lo largo de siete días. Casi el 20 por ciento de los participantes que tenían un perro estaban más activos durante unos 30 minutos al día, incluso durante las inclemencias del tiempo, señala un reporte de Well + Good.