Kimchi, pickles, kombucha, pan de masa madre ¿qué tienen en común? El proceso químico que les da la vida. Es esta la razón por la cual el chef británico llega a Paraguay: para sumar sus conocimientos al movimiento de alimentación saludable con productos locales desde el restaurante Santa Mónica.
Por: Jazmín Gómez Fleitas (jazmin.gomez@gruponacion.com.py)

La química de los alimentos

Mientras que Ferran Adria en España es a menudo citado como el rey del movimiento más químico, la gastronomía molecular, su introducción a ese mundo fue a través de dos chefs británicos: Heston Blumenthal y Sat Bains.
Leyó sobre ellos en los periódicos y luego un amigo suyo de la universidad, donde estudiaba química, le habló de una charla de “este chef que está interesado en la ciencia”. Fue a esa charla, de Heston Blumenthal, y solamente cambió el curso de su vida de muchas maneras.
“Después de eso comencé a leer y consumir ciencia de los alimentos, gastronomía molecular y a profundizar en la comprensión de lo que la ciencia sustenta a los alimentos: puede ser química, física y más tarde, cuando entra en fermentación, biología”, explica.
Sin embargo, pasarían otros diez años después de esa charla de Heston, y a través de una carrera de corta duración en finanzas y hasta un doctorado en modelado por computadora, para que realmente comenzara a trabajar en restaurantes y cocinar “correctamente”.
Le atraía porque lo entendía. Era una forma de ver la comida que tenía sentido para él, después de haber pasado gran parte de su vida estudiando la comida. “Más que nada, la comida tiene que ver con el sabor, el disfrute y la narración de historias, y de lo que me di cuenta fue que, si comprendes esa ciencia, puedes hacer que las cosas sean más deliciosas, mejorar el disfrute de la comida o la experiencia de las personas y contar mejores historias”, nos asegura.
Y por eso supone que la referencia al personaje principal de Breaking Bad, Walter White, funciona en niveles diferentes. Él es “solo” un personaje en una historia, pero cualquiera que haya visto la serie lo recuerda años después de haberlo visto. “Podían recordar lo que vestía, decía, cómo actuaba. Es poderoso, permanece contigo. Y eso es lo que puede hacer una gran comida: recuerdas su sabor, las experiencias especiales... La buena comida se trata de crear esas experiencias memorables. No es diferente de la televisión o el cine en ese sentido. Entonces, parte de mi trabajo ahora es ayudar a las personas a crear ese tipo de experiencias basadas en la comida y la bebida”, describe.

¿Cuáles son los beneficios de fermentar alimentos para la salud?

R: Recién estamos comenzando a comprender la ciencia de la importancia de los microbios para la salud humana, pero está claro que desempeñan muchas funciones importantes. Pueden tener efectos antioxidantes, antiinflamatorios y antidiabéticos, desempeñar un papel clave en salud intestinal e incluso, ahora se cree que desempeñan un papel fundamental en la salud y el bienestar mental.
El consejo más concreto que puedo dar es que comer una amplia gama de alimentos fermentados probablemente hará que su microbioma intestinal (¡la comunidad de microbios que viven en sus intestinos!) sea lo más diverso posible, lo que probablemente tendrá una amplia gama de efectos positivos. Beneficios para la salud a largo plazo.

¿Es la fermentación de alimentos una técnica que puede aprender cualquier persona que quiera implementarla en casa? Si es así, ¿por dónde empezar?

R: Absolutamente. Las personas han estado fermentando alimentos (principalmente, originalmente, para conservarlos) durante miles de años y lo hicieron sin todo el conocimiento y la comprensión de lo que son los microbios o lo que hacen, de la cual disponemos ahora. Entonces, en el fondo, puedes fermentar sin necesidad de ningún equipo especializado o incluso conocimientos.
Normalmente, sólo un recipiente; ocasionalmente algo de sal, tiempo, paciencia, curiosidad y un ojo atento. ¡Pero incluso los microbios que usamos a menudo están aquí, a nuestro alrededor, abundantes en el aire que respiramos o incluso residiendo en nuestra propia piel! Es una locura pensar en ello, ¡pero las semillas de muchas fermentaciones están en nosotros y dentro de nosotros!
La gente a menudo parece comenzar con pan, pero hacer pan es relativamente más difícil y más fácil de estropear en comparación con otros fermentos. Por lo tanto, siempre sugiero comenzar con un lacto-fermento, que es casi imposible equivocarse. Se pueden encontrar ejemplos de estos en todo el mundo, pero los nombres con los que la gente puede estar familiarizada incluyen: kimchi, chucrut, choucroute, kvass, pickles.
Los lacto-fermentos son muy fáciles, económicos y tienen un efecto mágicamente transformador en las verduras. Otros más fáciles para empezar son: kombucha, kéfir de agua y chichas… ¡Todo esto lo puedes hacer en casa con muy poca experiencia!

¿Crees que la fermentación de alimentos se convertiría en el futuro de la gastronomía?

R: Creo que seguirá siendo una parte vital de la gastronomía como lo ha sido durante miles de años. Pero lo que sucederá es que desarrollaremos una comprensión más profunda de las muchas técnicas de fermentación diferentes que han existido en todo el mundo durante tanto tiempo y que, combinadas con la microbiología de vanguardia, crearán muchas oportunidades nuevas sobre cómo fermentamos los alimentos y qué comemos. Entonces, cuando digo eso, me refiero a nuevos e increíbles sabores, nuevos ingredientes, nuevos productos y nuevas tradiciones también construidas sobre estos. Es muy emocionante.

De estadía sin fecha de regreso

Johny Drain, PhD de Oxford, casi no logra llegar a Paraguay. Su vuelo a Asunción era vía Madrid y no le estaban permitiendo subir al avión. “¡Creo que me quedé el tiempo suficiente en el mostrador de facturación para que se compadecieran de mí!”, nos asegura.
Aquí, desde Asunción, trabaja con el restaurante Santa Mónica para renovar su menú y su funcionamiento junto a Sebas C., el propietario, con quien quiere defender la comida y la cultura gastronómica paraguaya, incluidas las antiguas tradiciones guaraníes y las especies nativas de frutas y verduras que se pueden encontrar aún.
“Queremos que el restaurante sirva como una plataforma para contar historias sobre por qué la gente debería estar interesada en Paraguay y orgullosa de Paraguay, ¡a través del lente de la comida y la bebida!”, nos explica con entusiasmo.
Y es que Johny, no sabía casi nada de Paraguay antes de hablar con Sebas y el equipo de Santa Mónica. “Mi ingenuo conocimiento era que Uruguay y Paraguay debían estar muy juntos, y sabía que Uruguay estaba al lado de Argentina. También que Inglaterra había jugado con Paraguay en el fútbol algunas veces ¡Recuerdo haber visto un amistoso en 2002 y también en la Copa del Mundo de 2006! Pero, en realidad, ¡no sabía nada! Ha sido una sorpresa increíble visitar y descubrir la historia y la gente. Me gusta aquí”.
Sebas lo encontró a través de un amigo en común, el chef y educador gastronómico Charles Michel. Le envió un mensaje, le contó sobre su visión culinaria, y simplemente “hicieron click” de inmediato. “Rápidamente quedó claro que podía ayudarlo a él y a su equipo a lograr sus objetivos”, relata Drain.
En términos más generales, quieren crear una comunidad de restaurantes con una visión similar, por lo que han estado trabajando y hablando con amigos de lugares como: Bastardo, Pakuri y 1688. Esperan apoyar a los productores que abogan por la biodiversidad, ayudar a celebrar las prácticas y tradiciones indígenas, al mismo tiempo que ofrezcan comidas y experiencias gastronómicas increíbles.
Frente al restaurante Santa Mónica en Asunción, Sebas C. y Johny Drain.