Su marca “Mar” está por cumplir 5 años. Después de trabajar como diseñadora gráfica, dio el salto de fe al diseño de modas y lo que empezó con prendas para la playa, se extendió a diseños para todas las temporadas inspirados en el campo y la artesanía local; así como a colecciones cápsulas exclusivas y mucho más.
Por: Jazmín Gómez Fleitas / jazmin.gomez@gruponacion.com.py
“Siempre me gustó crear. Desde chica, ya diseñaba mis vestidos e inclusive también para algunas amigas”, nos detalla Mar que se especializó y desempeñó en el campo del Diseño Gráfico. Con la llegada de su primera hija continuó trabajando desde su casa, pero luego cuando volvió a ser mamá y esta vez de “sus trillis”, volvió a replantearse su vida profesional.
Un taller de pintura con el maestro Osvaldo Camperchioli fue una de las primeras señales de su siguiente paso. “Fue como si hubiera desbloqueado un nuevo nivel de creatividad. Un día fui a una tienda de telas. Me enamoré de unos algodones bordados coloridos y con la ayuda de una costurera amiga, hice mi primera túnica para la playa. Tantó me gustó que volví a comprar más y les hice a todas mis hijas la prenda. Así surgió la idea de una marca”.
Ese primer verano del 2016 vendió todo lo que había hecho. A partir de ahí fue creciendo en equipo humano y también variedad de prendas: túnicas, camisolas, pantalones, soleras, kimonos, faldas, babuchas, joggers en verano. Y en invierno: ponchos, ruandas, chalecos de lana pura de oveja hechos a mano, chales, suéters de lana y de hilo hechos a mano, chaquetas de cuero e incluso accesorios como cintos y fajas de cuero.
Mar desde adentro
“La esencia de Mar es una mujer a la que le importa su imagen, le gusta estar a la moda pero también busca sentirse cómoda con lo que usa. Es una mujer libre que sabe lo que quiere. Creo que todas somos hermosas y cada una sabe aprovecharlo a su manera, sobre todo sintiéndose segura de sí misma, que es la mejor forma de resplandencer”, señala.
¿Qué la inspira? Mar se describe como muy observadora. Cuando se cruza con alguien involuntariamente ya está pensando “qué bien le quedaría tal o cual prenda”, pero que indefectiblemente es la tela la que le habla.
“Es como si sintiera cuál es la prenda que tiene que crearse de esa tela. Tengo muchas telas que aún no las uso, que las traje de viajes pero es como si todavía no fuera su momento. Lo mío es puramente pasión y corazón. Es sentir y guiarme por eso”, nos confiesa.
El campo también es categóricamente una de sus pasiones. Ama estar en medio de la naturaleza, los animales y también del trabajo de las maestras artesanas paraguayas, que tiene un valor incalculable. “Una mañana fui hasta Carapeguá en busca de ponchos y ruandas y me volví loca con todo lo que encontré. Así es que ahora los tenemos también intervenidos y gustó mucho a los clientes”.
Nuestra cultura artesanal
Mar trabaja con costureras, tejedoras, artesanas de quienes resalta “sin duda ellas hacen lo que Mar es hoy, su trabajo con pasión, cada una es una artista”. Y nos cuenta que este año también comenzaron a colaborar con ella otros artistas como la diseñadora Carolina Mongelós y Sebastián Boesmi.
“Carolina diseñó unos estampados exclusivos que luego los sublimamos en telas para crear unos kimonos espectaculares. Y la última colección cápsula de chaquetas de cuero fueron intervenidas por Sebastián, son verdaderas obras de arte”, destaca.
Y finalmente: “Mi meta es que Mar sea una experiencia completa. Desde el packaging que cuidadosamente elegí, el aroma de la prenda que tiene el “aroma a Mar” -y también tenemos disponible por si alguien desee adquirir- hasta la suavidad y calidad de nuestros tejidos, que todo contribuya a la satisfacción de llevar una prenda Mar puesta”.
···¿Ya nos seguís en las redes? Mirá todo lo que tenemos para VOS Facebook l Twitter l Instagram