El paso de los años hace que este proceso se vuelva más lento, pero existen diferentes formas en la que podemos ayudar a nuestro cuerpo para que el metabolismo no pierda su ritmo natural.
Mucho se menciona al metabolismo, pero ¿qué es?, se trata de un conjunto de reacciones químicas que se producen en nuestro cuerpo con la finalidad de convertir todo lo que comemos y bebemos en energía.
Esta función cumple un rol muy importante con relación al peso corporal, ya que si el metabolismo es lento, el cuerpo no gasta las calorías necesarias que ingerimos y las almacena en forma de grasa. Esta ralentización es aún más pronunciada en las mujeres por los cambios hormonales, pero existen hábitos que ayudan a mantener el ritmo.
1.Alimentación
La primera clave es una alimentación saludable, evitando -lo más que se pueda- alimentos refinados, procesados y altos en azúcar. También hay una lista de “superalimentos” que por sus compuestos son como un boost para nuestro metabolismo.
Elegir cereales integrales como la avena, el arroz, el maíz, el trigo, hacen que el cuerpo gaste mucha más energía al momento de digerirlos y esto acelera el metabolismo, por otro lado, al ser ricos en fibra ayudan a los procesos digestivos y prolongar la sensación de saciedad.
También se debe priorizar el consumo de proteína magra como la pechuga de pollo, carne vacuna sin grasa, pescados y huevo. Los lácteos siempre deben ser bajos en grasa y las frutas, verduras y hortalizas no deben faltar, especialmente aquellas ricas en sustancias antioxidantes y fibra dietética.
2.Infusiones
Muchas bebidas como el café, los tés y el mate aceleran el metabolismo. En general porque poseen cafeína, mateína, catequinas y flavonoides. En el caso del café y el mate se da por esto, la infusión puede variar dependiendo cuál se elija.
El té verde, por ejemplo, es la infusión idónea para complementar las dietas de descenso y acelerar el metabolismo. Básicamente porque es muy rico en sustancias antioxidantes, catequinas y cafeína que aceleran el metabolismo. Pero esto también se da con la infusión de canela porque tiene un compuesto que activa la termogénesis del cuerpo; dependiendo de qué hierba se elija, las bondades pueden variar.
3.Vitamina D
La hormona D cumple un rol importante en la preservación de los huesos, tejidos, músculos, incluso en las funciones cognitivas. En este caso, cuando el índice muscular es el adecuado, la quema de calorías se da con naturalidad; porque cuando más músculos construimos, más calorías quema nuestro cuerpo.
El paso del tiempo hace que los niveles de vitamina D bajen, por eso es importante tomar medidas preventivas: desde tomar sol de forma segura a diario hasta incluir alimentos que provean este compuesto.
4.Entrenamiento de fuerza
Siguiendo la línea anterior, cuando más músculos construimos, más calorías quema nuestro cuerpo. Si aplicamos este objetivo a la actividad física y entrenamos con peso, el metabolismo se puede acelerar hasta 4 veces más de lo normal.
5.Dormir
Una mala higiene del sueño y descansar menos de lo establecido (6 a 8 horas) hace que el metabolismo trabaje lento. Esto reduce la quema de calorías hasta un 20% y dispara las hormonas que regulan el hambre (leptina y grelina), es decir, se tiene más hambre de carbohidratos y ansiedad por cosas dulces.
···¿Ya nos seguís en las redes? Mirá todo lo que tenemos para VOS Facebook l Twitter l Instagram