Texto: Micaela Cattáneo
Maluma nunca fue santo de mi devoción. Con el lanzamiento de su nuevo disco Papi Juancho, tampoco, pero si algo debo destacar de este es que el marketing no recayó como de costumbre en los featurings, sino que se potenció a partir de la historia que se cuenta en su canción estrella, Hawái.
Según la prensa y los fanáticos del colombiano, el tema está dedicado a su ex novia Natalia Barulich, actual pareja del futbolista Neymar. Sin embargo, Maluma negó que la letra tenga que ver con ella. Más allá de que sea cierto o no, Hawái está sonando por todos lados y no sólo por el “dicen que”, sino también por su ritmo pegadizo y su estribillo digno de ser coreado como un himno de cancha.
Si bien el éxito de este disco tiene el nombre de Hawái, porque es la única canción que supera las 90 millones de reproducciones en Spotify, hay otros aspectos a valorar, como la audacia que aportan Myke Towers, Yandel, Darell, entre otros artistas, evitando que el álbum caiga en más de lo mismo.
Papi Juancho tiene un comienzo bien tropical y un final urbano muy romántico, pero en el camino es posible abandonarlo si uno, como espectador, no está familiarizado con el reguetón.
Canción necesaria:ADMV. Porque es, quizás, la canción más romántica que haya escrito Maluma. Lo bueno es que tiene su versión balada, la segunda más reproducida del disco, y otra más urbana, donde complace al público que no olvida el género del cual viene.