Los incendios del fin de semana nos mantuvieron a todos puertas para adentro, con las ventanas cerradas, buscando la forma de ventilar los ambientes de la casa y evitando respirar el humo que avanzaba en toda la ciudad. En días donde la calidad del aire es insalubre para todos, se recomienda tomar mucha agua y no salir a hacer ejercicios al aire libre. Pero, ¿te preguntaste alguna vez cómo cuidar a tu mascota cuando el aire está contaminado?
A continuación, algunas recomendaciones:
  • Mantené a tu mascota dentro del hogar, sobre todo en los momentos más críticos de la humareda.
  • Dentro de lo que se pueda, mantené ventilado tu hogar. Una forma es prendiendo el aire acondicionado en modo recirculación.
  • Dale de beber agua para que se mantenga hidratada y limpie su sistema respiratorio en caso de que, por accidente, haya inhalado las partículas tóxicas del incendio.
  • Por nada del mundo lo saques a pasear o a hacer algún tipo de ejercicio.
  • No fumes, prendas inciesos o coloques aerosoles ambientales en la casa.
Las razas de perros braquicéfalos, aquellos que tienen la cara chata y el hocico más corto, por sus características anatómicas están más expuestos a los golpes de calor y a los problemas respiratorios. Por eso, hay que tener un cuidado y una atención especiales con los pugs, bóxers, bulldogs, pequinés, entre otros.
Aunque todas las mascotas pueden sufrir las consecuencias del humo, son los gatos los que más la padecen, ya que pueden desarrollar linfomas o cáncer oral debido a que los agentes tóxicos del humo se instalan por mayor tiempo en su pelaje y, como su hábito de higiene es lamerse constantemente, provoca un perjuicio en su salud. En este grupo, los gatos himalayas y persas son las razas más expuestas.