“Aunque puede que yo vaya a ser la primera mujer en este cargo, no seré la última. Porque cada niña pequeña que nos está viendo esta noche ve que este es un país de posibilidades”, expresó Kamala Harris en su discurso, luego de que se anunciara que Joe Biden había ganado las elecciones presidenciales de los Estados Unidos.
Así, Kamala, su compañera de fórmula en esta candidatura, se ha convertido en la primera mujer vicepresidenta del país norteamericano. Por primera vez en toda la historia de EE.UU, una mujer ocupa un cargo político de mayor rango, ya que hasta antes de este sábado ese hito lo tenía Nancy Pelosi, quien en su momento alcanzó el rango de presidenta de la Cámara de Representantes.
Harris tiene 56 años, es hija de un padre jamaicano y una madre india, y desde el 2016 ocupa un lugar en el Senado del país norteamericano. De hecho, su ingreso a la Cámara Alta del Congreso estadounidense la convirtió en la segunda mujer afroamericana y la primera de origen indio en ganar un puesto en este órgano del poder legislativo, donde se destacó por ser crítica e incisiva con la gestión de Donald Trump.
Asimismo, antes de llegar al Senado, fue fiscal general de California, donde también demostró su firmeza. Se formó en Ciencias Políticas y Economía en Howard University, donde se especializó en la lucha contra el crimen. Durante su trayectoria política, se involucró en temas de justicia racial y trabajó en casos de violencia doméstica y explotación infantil.
Hoy, aquella bebé que nacía un 20 de octubre de 1964 en Oakland (California) hizo historia en Estados Unidos, ascendiendo al mayor cargo de liderazgo que una mujer jamás haya alcanzado en este país. “Sueñen con ambición, lideren con convicción, y atrévanse a mirarse a sí mismos de una forma en la que otros no les han visto, simplemente porque nunca lo han visto antes”, expresó como un mensaje para todos los ciudadanos que, desde hoy, está representando.
Foto: Jim Watson/AFP.