Todos estamos ocupados todo el tiempo, y estar cansado y hambriento puede hacer que comer bien sea más difícil. La Dra. Kerrilynn Hennessey, cardióloga, dice que comer saludablemente es más fácil cuando está preparada e hidratada, por lo que trata de hacer comidas fáciles y se concentra en todos los alimentos que puede comer, específicamente verduras, frutas, nueces y proteínas magras.
“Si un alimento cae en una de esas categorías, sé que es saludable”, expresa la Dra. Hennessey. Esta es su dieta:
Desayuno: café, frutas y nueces
Por la mañana, la Dra. Hennessey bebe una botella llena de agua mientras conduce al trabajo y toma café con leche o crema no láctea cuando llega. Si desayuna, generalmente consiste en una pieza de fruta, como un plátano, y algunas almendras o anacardos sin sal. “Los frutos secos tienen grasas saludables y me mantienen lleno durante la mañana”, dice. Mientras tanto, dice que los plátanos son portátiles y proporcionan potasio (que se ha relacionado con un menor riesgo de presión arterial alta y control de la glucosa en sangre).
Almuerzo: ensalada de espinacas
Para el almuerzo, la Dra. Hennessey por lo general prepara una ensalada con espinacas y una proteína magra (como atún, pollo o huevos duros). Si está ocupada, come bocadillos saludables que la mantengan activa, como nueces sin sal, mantequilla de nueces sin sal, hummus en porciones, guacamole, queso con galletas saladas o vegetales y fruta fresca.
“Por lo general, no elijo un queso bajo en grasa, porque la grasa ayuda a sentirte satisfecho por más tiempo y muchos productos agregan sal o azúcar para compensar la pérdida de sabor al reducir la grasa”, dice ella.
Cena: tazón de proteína saludable
Por la noche, la Dra. Hennessey y su esposo preparan una rotación entre semana de “tazones” que incluyen verduras y carne magra, pescado o legumbres, que combinan con papas pequeñas asadas, batatas o arroz casero. “La consistencia de nuestras comidas funciona para nosotros y nos mantiene en el camino correcto”, dice ella.
Postre y snacks: Queso
Cuando la Dra. Hennessey come postres u otros alimentos que no son beneficiosos para la salud del corazón, intenta reducir el tamaño de las porciones. “Soy golosa y me encanta el queso”, añade la Dra. Hennessey en este reporte a Well + Good. Ella come esos alimentos de vez en cuando, con moderación. La frecuencia exacta con la que debe comer ese tipo de alimentos, agrega, depende de sus objetivos de salud.
“Alguien que quiera bajar la presión arterial o el azúcar puede que no quiera comer pizza todas las semanas, pero comer una porción de pizza de vez en cuando (probablemente) esté bien”, expresa ella.