El baño, además de funcional y cómodo, debe ser un lugar que transmita paz y armonía. Sin embargo, suele ser una estancia desatendida dentro de la casa, que necesita los mismos cuidados que cualquier otra. Es hora de empezar a cambiar algunos detalles para que puedas aprovechar todo lo que este espacio tiene para ofrecerte.
Texto:Nora Vega
Paredes atractivas
En primer lugar hablemos de las paredes. Las mismas pueden quedar totalmente diferentes gracias a la correcta elección de ciertos elementos que marcarán la diferencia como pinturas, empapelados, mosaicos, azulejos coloridos, fondos artísticos y otros. Para darle un toque personalizado, agregá unos cuadros; son esenciales para dar vida a cualquier espacio.
¿Ducha o tina?
La ducha debería ser espaciosa y cómoda. En este rincón, las mamparas serán las encargadas de delimitar la zona y proteger el piso de salpicaduras. La elección de la grifería y los apliques depende del estilo que se quiere alcanzar. Aquellos que quieran darse un relajante baño con espuma deberían optar por una bañera. Aunque en nuestro país no es muy usual, es perfecta para los que quieran darse un pequeño capricho.
Un gran espejo
El espacio que se encuentra debajo del lavamanos es perfecto para almacenar tus cosméticos, productos de higiene personal, entre otros. Aprovechá cada cajón para ordenar tus maquillajes y otros elementos esenciales. Es fundamental acompañar esto con un gran espejo. Será el toque final.
Foco en la luz
La luz es un punto muy importante. Si entra luz natural, genial, porque será la encargada de agrandar visualmente el espacio. La iluminación artificial tiene doble función. En primera instancia debe ser blanca, directa y enfocada para realizar actividades como maquillarse y afeitarse, pero al mismo tiempo debe invitar a la relajación, así que también debe haber luz cálida e indirecta.
Muebles apropiados
Es ideal que los muebles sean fabricados a medida. Para inspirarte visitá páginas como Pinterest o Houzz en donde vas a encontrar ideas interesantes y, sobre todo, muy creativas. En cualquier hueco se puede hacer magia. Los materiales más utilizados son madera natural, tableros de DM, melamina, ratán, hierro forjado y granito natural.
Toallas con estilo
Las toallas merecen un apartado especial porque son una especie de protagonistas en lo que se refiere al baño. Cada persona tiene su estilo, pero las blancas son y serán siempre las que ganen preferencia (al menos para el uso diario). A la hora de decorar sí se pueden utilizar tonalidades de la preferencia de cada persona. El único detalle es que deben ir en concordancia con el estilo.
El orden es esencial
Las cestas y estanterías son los espacios pensados especialmente para las toallas o para clasificar diferentes productos. Elegí colocar las toallas estilo Marie Kondo, que consiste en doblarlas por la mitad y, después, hacer dos mitades más sobre la misma. De esta manera se reducen sus dimensiones, incluso, se pueden guardar en posición vertical. Acordate que en el baño es fundamental mantener el orden y estos elementos son ideales para conseguir dicho cometido.
Tonos claros
Utilizar colores claros y unificar los materiales es una idea que nunca falla para los baños pequeños. Harán que parezcan más amplios y luminosos. Por otra parte, es fundamental que todas las superficies se mantengan visualmente limpias y despejadas. Consejo: un interiorista o un arquitecto siempre van a conseguir un espacio con sentido. Si está en tus posibilidades es mejor que contrates a uno.
El baño de los niños
Este es un lugar en el que se puede dar rienda suelta a la imaginación. Lo primordial aquí es que sea práctico para el niño. Para eso es necesario contar con elementos que conviertan la rutina de higiene diaria en una experiencia divertida. Una silla para que el chico alcance el lavamanos, alfombras antideslizantes y diseños coloridos son claves para lograr este objetivo.
El baño social
El baño social es como una tarjeta de presentación, por eso siempre hay que tratar de decorar con elementos que transmitan paz como velas y flores. Prestá especial atención a los más mínimos detalles para que todo luzca ordenado. Así vas a dejar con la boca abierta a cualquier persona que te visite.