Una fruta exótica que se encuentra originariamente en América del Sur y que se cree, fue descubierta en las Antillas. Puede tener tres colores de pulpa interior, además de muchos beneficios para la salud.
Se trata de la fruta de un cáctus y puede ser: roja de pulpa blanca, roja de pulpa roja o bien amarilla de pulpa blanca. La amarilla es propia de zonas tropicales altas como Colombia, Ecuador, Bolivia y Perú. Por otra parte, encontramos a la roja -que había sido es menos dulce- en México y Nicaragua preferentemente.
Debido a que su cáscara parece recubierta de “escamas”, se la bautizó como “fruta del dragón”, misterio resuelto. Su pulpa es muy carnosa y suave, y su cáscara es sumamente fácil de pelar. Su cultivo se está expandiendo, por ejemplo, a España en donde crece muy bien en invernaderos. Además, al ser la fruta de un cáctus, usa menos agua de la que requieren muchas otras frutas.
La fruta dragón contiene altas cantidades de vitamina C y antioxidantes que pueden ayudar al sistema inmunológico, como también a actuar como un desintoxicante natural. Las pequeñas semillas negras que contiene, idénticas a las del kiwi, aportan grasas monoinsaturadas saludables y ácidos grasos omega 3.
Foto: iStock.
Se puede comer al natural, con tal sólo lavarla y pelarla, como también en jugos o licuados, con yogur o como mermelada. En nuestro país la podemos encontrar en las ferias agroecólogicas, en donde productores locales las venden a un apróximado de Gs. 20 mil la fruta, ya que el precio se debe al peso de la fruta.
Ramón Gómez Silgueira, organizador de eventos, que en el 2019 realizó una Especialización en Turismo, Catering y Hotelería en la Universidad Lee-Ming Institute Technology de New Taipéi, Taiwán; nos comparte una receta de un cóctel frutal de la fruta dragón que aprendió allí mismo.
Foto: Gentileza.
Cóctel Amor de Verano
Ingredientes: ½ fruta dragón, ½ mango, 30 ml de miel, 60 ml de agua y 2 cucharadas de yogur natural.
Preparación: Pelar y cortar el mango en cubos medianos y colocar los trozos en la licuadora. Luego, agregar los 30 ml de agua, más 15 ml de la miel y una cucharada de yogurt natural. Agregar cubitos de hielo cubriendo la preparación para licuarla. Su textura debe quedar como un granizado. Colocar la preparación en un vaso largo y reservar.
Ahora, pelar y cortar la fruta dragón en cubos medianos para colocarlos en la licuadora. Agregar los 15 ml restantes de la miel más 30 ml de agua y una cucharada de yogurt natural. Agregar los cubitos de hielo y licuarla hasta obtener un granizado o efecto frozen. En el vaso largo, donde ya se encuentra la preparación anterior, añadir la de la fruta dragón. Y debería quedar como la imagen. ¡Que disfrutes!
Foto: Gentileza.